¿PUEDE LA GEOMETRÍA, SER SAGRADA?

Quizás lo primero que llegue a tu mente con la palabra geometría, está asociado a figuras como el cuadrado, el círculo o el triángulo. O a lo mejor, tu memoria te lleve hasta algunas experiencias en el colegio: bonitas, como las que te llenaron de asombro, o no tan agradables, como cuando no conseguías plasmar ante ti, lo que te acababan de enseñar. También, dependiendo de tu campo de acción, es posible que pienses en el compás, las reglas, escuadras y demás implementos de arte, arquitectura y diseño.

Imagen de Doreen Sawitza en Pixabay

Ahora, en cuanto a lo sagrado, es probable que este término lo asocies con veneración, divinidad, incluso con algo ritual o místico. Entonces, ¿cómo s que se llega a hablar de geometría sagrada?¿Es posible reunir estas dos palabras en un mismo contexto?

Imagen de Gordon Johnson en Pixabay

La geometría en la antigüedad

La geometría hace parte de las llamadas artes liberales, junto con la aritmética, la astronomía y la música; se agruparon bajo el nombre de Quadrivium y se estudiaron de esta manera desde la Antigüedad hasta el Renacimiento. Era tanta su importancia, que la tradición nos die que en la Academia de Platón, estaba inscrita esta frase: «No entre nadie que no sepa geometría», lo que nos da una clara idea de que en realidad era un conocimiento reservado solo para unos pocos. 

De alguna manera ha sido así hasta nuestros días, pues esa connotación de «sagrada» todavía es bastante desconocida, aunque también es cierto que cada vez más personas se interesan por comprender y develar sus misterios y su esencia.

La sacralidad en la geometría

Llamamos geometría sagrada, al estudio del orden que está implícito en toda expresión de vida. Adentrarse en este estudio es un viaje maravilloso, que permite comprender la realidad desde otro punto de vista, donde el observador es al mismo tiempo el todo y la parte, y además se tienen herramientas para profundizar en la propia conexión con todo lo que existe. 

Imagen de Okan Caliskan en Pixabay

De lo micro a lo macro, desde el propio templo interior, hasa la construcción de grandes templos en todo tipo de culturas, las geometría sagrada se manifiesta como ese hilo conductor de lo invisible en lo visible, a través de diferentes proporciones, códigos, patrones, símbolos, que se evidencian de forma más contundente en el mundo físico, a través de la naturaleza en sus múltiples manifestaciones: los pétalos de las flores, las estructuras de los cristales, el ritmo de crecimiento de las hojas de los árboles, las formas de algunos nidos, las telarañas, las colmenas, entre otros. 

La geometría sagrada se convierte así en una nueva foma de percibir el mundo, que se despliega ante nuestros sentidos de un modo diferente, con una belleza y armonía contundentes.

Reconocer entonces en la geometría, su sacralidad, consiste en identificar esa información inherente, dejarse imantar por ella y comprender que en el orden implícito que la sustenta, se plantea el camino hacia el descubrimiento de la reconexión con nosotros mismos y de esta manera con nuestro entorno.

error: Content is protected !!